Y tú, ¿a cuántos fantasmas conoces?

Los muertos, convertidos en fantasmas con el tiempo, nos acompañan y están en todos lados, en el aire y las calles que habitamos, en sueños, en el recuerdo constante.

Pienso que la literatura se vuelve, a la postre, en fantasma. El escritor crea personajes que pueblan nuestra mente por mucho tiempo y se encargan de hacernos pensar que están vivos, pero conforme el tiempo pasa y no retomamos esos libros, los personajes van muriendo en nuestra mente y se impregnan en el recuerdo de lo que algún día afirmamos, fue real.

Continúa leyendo “Y tú, ¿a cuántos fantasmas conoces?”