Tomar el autobús no esta chido

Las Percepciones suelen ser cosa de Iván… pero tenía que intentarlo.

Este es un tema que se me ha cruzado mucho en estos día (en conversaciones y lecturas) y tenía que escribir.


Estoy muy cansada después de hacer tanto ejercicio, este es el momento del día en que tomo el autobús y como ya es muy noche no me importa si hay tráfico, total, ya no llego tarde a nada.Lo único que me molesta es que, igual que siempre, la ruta 4 va atasca de gente casi desparramándose por las puertas que no es posible cerrar. Por azares del destino hace un ratito se bajó la señora que iba sentada frente a mí y me cedió el asiento (uno de esos que es individual).

No sé en qué momento un hombre desalineado y grande pero no tan viejo llego a pararse junto a mí. Me doy cuenta cuando acaricia mi espalda con su mano. ¡Pinche viejo, déjeme en paz! Me hago hacia delante, comúnmente eso basta. Ya tengo mis mañas, siempre están estos viejos asquerosos que te tocan la espalda, intentan levantar tu falda o sientes como te arriman T-O-D-O y casi siempre cambiarse de lugar, moverse un poco o (en el peor de los caso) un codazo es suficiente. Hoy no.

Después de soportar casi una hora al hombre que me tuvo arrinconada contra la ventana del autobús intentando tocarme las piernas y la espalda… y después de llegar llorando a casa, pienso que lo peor de todo es la impotencia con la que escribo y la cotidianeidad con que tú lo lees. Imposible que nadie se diera cuenta, indignante que nadie hablara.

Esto se volvió parte del entorno, no solo el mío, las niñas tienen que “cuidarse”, es decir: no salir muy tarde, no salir solas, no vestirse con faldas o vestido (aunque ni con eso te salves). Yo no soy la chica “bonita” ni mucho menos, a penas soy el promedio de mujer mexicana (cabello negro lacio y piel morena) y sin embargo, estoy acostumbrada a que me griten obscenidades al pasar frente a un bar o en la calle si uso falda, al acoso en el autobús y a que los vagos que toman y fuman en los parque me paren para pedir mi WhatsApp y siempre vi eso como algo “normal” antes de hoy. ¿Cómo la pasara mi amiga la “bonita” (que si tiene formas voluptuosas, es delgada y de piel blanca)?

Lo peor de todo es que vemos a diario tantas fotos de chicas con carteles que dicen “no me chifles, no soy perro”, escuchamos de manifestaciones que gritan “NI UNA MENOS” y nos burlamos de las feministas (decir feminazis es casi despectivo) que vas a cerrar este blog y te vas a quedar callado cuando veas a un viejo acosando a una niña en el autobús.

2 comentarios en “Tomar el autobús no esta chido

  1. Estamos ya en una sociedad muy sucia de mente y corazón, gente que ni teniendo conciencia de que provienen de una mujer, o peor aún teniendo hijas, y hacen este tipo de cosas, eso me enferma, las mujeres merecen respeto.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s