El Diario Voynich (primera parte)

Por Jorge Vargas*

Prologo

Corría el año de 2699 en un país nuevo del continente americano, ubicado no muy lejos de la Península de Yucatán, surgió gracias a un gran maremoto que devastó por completo esa zona acuífera pero en consecuencia surgió éste país al igual que una gran flora y fauna desconocida, especies extintas se comenzaron a desarrollar, se le llamó La Nueva Atlántida debido a su historial, en fin; la guerra por la sobrevivencia y la poca agua que queda en el mundo cada vez era mayor. La época dorada y del renacimiento le solían llamar hasta hace un tiempo, por desgracia los gobiernos y los altos mandos no hicieron buen uso de sus instrumentos que los llevo a semejante desarrollo donde hace siglos se creía imposible. Me resulta gracioso como esas potencias presumían de poder y ahora todo el mundo se está apagando, ¿por qué? Bueno, puede que me precipite al decirlo ahora pero la razón por la que cambió tan pronto el mundo y todos los descubrimientos e invenciones (como la clonación de seres humanos y partes de éstos hasta el reciclaje de energía eléctrica, sí, energía reciclable; el nuevo combustible hecho a base de organismos que se reproducen tan rápido que su obtención y mezcla con distintos medios naturales era muy barato y esto apoyaba a la industria; se creó también una maquina capaz de mostrar toda la información genética así como de los antepasados, por último se hizo el primer viaje en el tiempo y la primera tele transportación) terminó con un país cuya fuerza salió al haberse juntado las tres súper potencias mundiales, crearon una máquina que cobraría un impuesto a todo el mundo y supuestamente serviría para tener agua a través de la obtención de energía y su reciclaje para así hacer de ésta un producto limpio y de sustento pero en su intento por dominar aún más el mundo y sacar beneficios hasta de la naturaleza que nos ofrece el mundo, –nunca juegues con la naturaleza porque su extensión es mayor a lo que un pequeño cerebro alcanza a comprender- su experimento fracasó, sólo era cuestión de tiempo para que metieran la pata por su gran ambición; lanzaron un rayo a la atmosfera que capturaría la energía suficiente y al fusionarla a través del rebote de rayos eléctricos llegaría a una parte del Océano Pacifico y así se le purificaría para poder beber de él –sólo una parte porque si no afectarían a la flora y fauna del mar- a la vez que se haría una especie de “energía verde” –así se le llamó ya que ésta no contaminaría mucho y sustituiría a la energía nuclear- obviamente su costo sería elevado pero obligatorio, como era de esperarse no resultó el proyecto pero nunca pensaron en las consecuencias de esto… el generador explotó, devastando una ciudad completa similar a lo que sucedió una vez hace varios siglos en dos ciudades de Japón, al menos eso he leído en algunas notas curiosas de la gran enciclopedia mundial, –en ella se hallan todos los sucesos desde la creación del universo, esto gracias a una prueba más precisa que la prueba del carbono, pasando por las 4 guerras mundiales; la primera por cuestión política, la segunda por una económica, la tercera por los combustibles y la cuarta por los alimentos, seguido de la historia de la química como el descubrimiento de nuevos elementos; físicos como los viajes en el tiempo; biológicos como la estructura completa del ADN y la información de los antepasados de cada individuo; también el cómo la filosofía de las mentes maestras de la antigua Grecia quedaron en el olvido, la gente dejó de preocuparse en mantenerse humanos desde que su preocupación fue mantenerse vivos- el rayo lanzado quedó en la atmosfera y al juntarse entonces rompió la capa de ozono por completo –y apenas estaba terminando de componerse- no sin antes haberla llenado de un campo eléctrico, todo el mundo vio el espectáculo, ¡se formó una especie de aurora boreal mundial! Pero poco duró este asombro, los medios de comunicación notificaron que sería el inicio de la “segunda edad de piedra” pero, ¿por qué? Porque los recursos creados por el hombre poco a poco terminarían haciendo
una regresión imparable por la historia, al parecer este campo no sólo era eléctrico sino que también dejó obsoleta toda tecnología creada por el hombre: primero desapareció la energía eléctrica –en pocas palabras fue el apagón mundial- así fue como hicimos nuestros medios de comunicación cotidianos la carta y el adiestramiento de palomas para la entrega de éstas, los automóviles tenían depósitos de energía natural adquirida por el sol así que éstos continuaron pero desgraciadamente el sol ya no emanaba la misma cantidad de rayos por el mismo efecto causado en la atmosfera así fue como también quedaron obsoletos al igual que muchas otras creaciones, ante semejante crisis mundial, el gobierno de cada país tuvo que gastar sus riquezas –así es, así de mal estuvimos- para abastecer alimentos así como producir sistemas de cultivo, riego y demás, cada país se volvió independiente, esta vez nuestros gobernadores sí lucharon por sus pueblos, ningún extranjero entraba y nadie salía, éramos como una de esas comunidades de antaño pero vista al tamaño mundial. Desgraciadamente esto no podía parar ahí –pobre Zadig, ahora siento lo que él sentía- países que estaban acostumbrados a recibir y no a producir fueron los más afectados y con esto vino una gran inconformidad e inestabilidad, la ya tan vieja ONU y demás organizaciones desaparecieron y con ello se firmó la sentencia del mundo, países antes aliados ahora luchaban hasta la muerte, las armas nucleares eran inútiles ya que se buscaba no afectar la naturaleza que quedaba así que se recurrió a los armamentos más antiguos; armas de fuego, tanques de guerra con poca potencia y demás armamento improvisado montado con bayonetas y silenciadores. Años después se capturó a civiles como tú, como yo y nos mandaron a luchar, yo tenía 14 años cuando esto sucedió, ahora, a mis 21 años no puedo decir estar orgulloso de nada, matamos por sobrevivir y a veces hasta entre nosotros mismo, nos han hecho prácticamente viles máquinas, aún llevo a mi familia, seres queridos dentro de mí, los extraño y no podría decir que son la causa de mí lucha ya que me separaron de ellos y probablemente ya estén muertos, quizá en alguna revuelta causada por la familia de algún otro soldado de mi mismo equipo, no lo sé, todo pudo haber pasado pero a pesar de eso no le guardo rencor a quienes me rodean, a los únicos que me gustaría exterminar es a los altos mandos de las ex-potencias mundiales que terminaron con la vida cotidiana de nuestro mundo y creo no ser el único en tener ese sentimiento, esto sonará algo loco y soñador pero me gustaría llegar hasta ellos para obtener respuestas, mi nombre es Henry Prate y esta es mi historia.


Te recomendamos leer: Crónica: El desfile de la ayuda


 

I.  El diario

Hora 8700 del año, faltan 60 horas para el término del año, aún recuerdo cuando usábamos días y meses, ¡cuánto ha cambiado todo desde que el día y noche ya no tienen el mismo ritmo! Me encuentro acostado en una casa muy deteriorada por los efectos de una explosión en esta zona, hemos tenido que unir fuerzas con el ejército de una isla llamada México aunque hablan un idioma distinto tenemos traductores de voz que aún funcionan ya que usamos las pocas pilas solares que nos quedan. Tengo que reagruparme con mi equipo sino retrasaré la misión; hoy tenemos que buscar plantas y animales para procesar sus nutrientes y guardarlos para su reproducción. De inmediato salí y comencé a caminar a través de las calles vacías, mi equipo estaba a un par de kilómetros sólo veía casas abandonadas y algunos troncos secos pero no podía darme el lujo de entristecerme, a final de cuentas ya casi llegaba la hora cero de un nuevo día así que continué caminando y finalmente llegué con ellos, aún faltaban 55 horas, entonces salimos a buscar las provisiones para tener tiempo de una buena celebración. Mi equipo constaba de cuatro integrantes: Michael, proveniente de la devastada Alianza De Estados de Norteamérica anteriormente llamada Estados Unidos de Norteamérica; Ana que venía en representación de México cuya infancia fue como la mía; Hope, ella venía de un
estado independiente cercano a Canadá y finalmente yo, los cuatro hablábamos la misma lengua, teníamos, a pesar de todo, cierta preparación y nivel para llevar a cabo esta misión.
Una vez llegamos a la ubicación marcada en el mapa comenzamos la investigación, al fin se veía la noche en su pleno auge, un espectáculo maravilloso –añoramos tanto lo que perdemos porque nunca le dimos el sentido a lo que llamamos rutina- faltaban poco menos de 40 horas y teníamos que rodear la zona, esto nos llevaría al menos 10 horas así que lo hicimos: Ana, irás por el norte, Michael, investigarás el este y Hope, tú investigarás el oeste, yo iré al sur y daré de vueltas al final. Los tres asintieron y comenzamos.
El clima era templado, se sentía una leve tensión pero la ignoré quizá era la emoción de un ciclo nuevo o el de llegar bien a la base sino al menos llegar vivo, en medio de la caminata encontré un cuaderno tirado en el piso, al parecer era un diario similar al que estoy escribiendo, lo abrí y comencé a leer…

» Hora 8600, no hay señales de vida en todo lo que he recorrido al menos creo que puedo asentarme aquí sin ningún problema, de igual manera he rodeado la zona con trampas de osos acompañadas de ácido y una que otra mina, prepararé esta zona el año nuevo debe ser algo impecable, tengo 160 horas para encontrar a mí familia.

Paré de leer un momento ya que al pasar la página la siguiente no estaba, había sido arrancada así que continué con la tercera…

» Alguien se ha colado en la base, no sé qué quiera pero seguramente me robará mis provisiones así que estoy alerta, nadie me detendrá.

Inmediatamente se notaba que hizo una pausa porque la letra cambió drásticamente.

» Es un grupo grande, no podré con todos, he matado a un par con trampas pero acá moriré si no me muevo, iré hacía el norte a continuar la búsqueda…

Ahí se cortó el diario, creo que iré en busca de él no puedo dejarlo morir o andar por ahí solo, pero mi equipo no estará de acuerdo… momento, mi equipo, ¡las trampas!
Inmediatamente salí corriendo en busca del resto pero fue demasiado tarde… hice una búsqueda de este a oeste para terminar en el norte; primero encontré a Michael, fue de las peores cosas que he visto en mi vida y eso que he visto gente morir y he asesinado, pero él era un sujeto ejemplar, pereció de una manera tan desagradable; cayó en una trampa de ácido, sus pies estaban atrapados pero poco después se comenzaron a quemar y finalmente su cuerpo cayó al piso con la misma suerte ninguno de los dos podía hacer algo para evitarlo, sabíamos su destino… me dirigí a buscar a Hope, corrí ante la desesperación y la encontré merodeando por la zona así que le grité que viniera conmigo para ir al norte con Ana y hablar de algunos temas acerca de la misión, asintió y nos dirigimos al norte, ella me hablaba de lo que haríamos para la celebración y yo permanecí cayado, pero, ¿qué podía decir? Mi cabeza daba muchísimas vueltas, en fin, llegamos y vimos a lo lejos a Ana, Hope corrió hacía ella pero dio un pasó sin tener el mínimo cuidado y cayó en una mina… está de más detallar el cómo nos llenamos de sangre y restos de Hope tanto yo como Ana, no soporté perder a dos miembros de mi equipo en un mismo día así que fui al grano y le dije a Ana el plan resaltándole que no era su obligación seguirme pero que yo desertaría de ser necesario, no lo pensó y me dijo que iría conmigo hasta el fin del mundo, eso me hizo sentir mejor pero aún no podía superar semejante día.


Puedes leer: Piñata


Salimos de la base y le mostré el diario del chico perdido, le entró la duda del por qué habrá arrancado la hoja. Ambos esperábamos tener respuestas pronto así que no perdimos más tiempo y nos centramos en cuidarnos las espaldas y caminar.
25 horas para el fin del año y estaba más que claro que nuestro antiguo bando y todos los que nos esperaban para año nuevo no los volveríamos a ver, seguramente hasta nos pondrían en la lista de asesinatos, no importa, una vida es más importante que estar del lado de la autoridad.
Seguíamos caminando y de pronto sonó un disparo de un edificio no muy lejano y de repente Ana cayó al piso, no tardo en llenarse de la sangre que derramaba su cabeza, no me dio tiempo ni de quedarme a llorar en su cuerpo o siquiera enterrarla sólo corrí y me escondí, a los pocos minutos sonaron más disparos y poco pude hacer hasta que un hombre saltó sobre mí dejándome desarmado y débil sin poder hacer nada, el hombre me apuntó con su arma, cargo y sonó un fuerte disparo…


*Jorge S. Vargas. Estudiante de preparatoria.

La segunda parte será publicada el jueves 26 de octubre.

2 comentarios en “El Diario Voynich (primera parte)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s