El diario de Voynich (segunda parte)

La parte uno se encuentra aquí: El Diario Voynich (primera parte)


Por Jorge Vargas*

II. Ambición

Vi a un hombre derribado por un mercenario, no pude hacer nada porque estaba imposibilitado por el francotirador que había asesinado a su compañera, sólo recuerdo haber visto como cargaba su arma, le apuntaba y finalmente lo asesinó, vaya que al leer su diario no pude creer que tantos sueños hayan muerto en ese momento pero primero explicaré que pasó ahí…
Hora 8730 la noche más hermosa que se ha apreciado en todo este año, faltan sólo 30 horas para terminarlo, espero encontrar a mi familia lo más pronto posible, he visto a lo lejos un grupo que me seguía quizá encontraron mi diario y siguieron mi rastro, desgraciadamente no eran personas buenas pero bueno tampoco estaba solo en ese lugar, apenas se acercaron un francotirador asesinó a uno de ellos, eran tres sujetos, el segundo lanzó una granada y asesinó a uno de los francotiradores yo sólo observaba desde otro edificio, pero no sólo era un francotirador sino dos, el segundo disparó a su cinturón y el soldado explotó, el último de éstos se escondió y así pasaron las siguientes 5 horas hasta que apareció aquella pareja, no puedo creer que haya sucedido tan trágica escena, finalmente no podía dejar que siguiera todo y además no podía dejar que mi camino se obstruyese, saque mi rifle y con un pulso casi perfecto di a la cabeza del francotirador a la vez que disparé a la pierna del soldado sobreviviente, bajé y lo cuestioné, me dio argumentos tan patéticos y no lo dejé vivir, así que vengué la muerte de aquel hombre, me esfumé y leí su diario el cual anexaré a mi cuaderno, obviamente con su merecido apartado empezando por la introducción de su historia. Pasando una hora me topé un campamento con todo preparado para el gran nuevo día, y también un nuevo siglo, los observé algunos minutos y solté un grito, pedí que me dejaran pasar, obviamente se armaron y apuntaron en el perímetro no lo dude y pensé, son ellos o yo así que preparé una granada y la lancé, tenían gas así que todos ahí murieron otros sólo se quemaron gravemente pero me encargué de ellos, la rabia me había consumido, saqueé todo y continué al norte, todo era para el norte.
Hora 8738, faltan 22 horas para el fin, siento a las personas detrás de mí aunque seguramente sólo es la ambición por lograr mi meta, suenan motores de autos pero eso hace mucho que no lo escucho.
Faltan 21 horas, empiezo a ver el mar abierto, no sé cómo pude llegar acá creo que nunca podré encontrar a mi familia, no puedo buscarlos dentro del agua es inútil, tanto para nada, me sentaré y esperaré a que todo pase pronto.


Te recomendamos leer: Sólo soy una niña


III. Revelaciones

Llevo un par de horas viendo a aquel chico como un loco caminando de izquierda a derecha, finalmente ha llegado a la orilla del mar, creo que las sustancias liberadas están haciendo efecto con los menos aptos, faltan 20 horas para el final de esto, he robado este diario que al parecer es una recopilación de no sólo una historia, muy interesante, no todos vivieron igual, este chico morirá por el gas sino es que antes lo encuentra alguien más, reportaré con la agencia que el perímetro está asegurado, me pregunto cómo estarán en los demás continentes, por lo que sé ya han surgido dos más.
Me han informado que puedo comenzar a depurar la zona, toda persona que se cruce en mi camino morirá, la supervivencia del más apto y el surgimiento de la raza superior está en cuenta regresiva, el plan salió perfectamente como se quería: países separados, la alianza de los que no se aliaban, la destrucción del modelo social antiguo, la fomentación de la cultura colaborativa para defender la patria, todo el mundo tomará un nuevo rumbo, el rumbo deseado del nuevo siglo ahora sólo queda esperar la buena noticia en aproximadamente 20 horas, mientras saldré de cacería.
Ha pasado una hora y he visto un grupo de hombres corriendo por aquí, quizá van por el chico del diario, mejor para mí, me ahorran el trabajo pero como buena persona me encargaré de ellos, los tomaré por sorpresa…
Faltan 18:30 horas, he encontrado al grupo que mencioné antes, han asesinado a aquel chico del diario, probablemente moriría antes del amanecer pero este mismo gas ha vuelto caníbales a ese grupo, se lo están comiendo, no sé por qué si se supone se acordó lanzar un gas previo al año nuevo para así erradicar a toda persona no apta para la nueva civilización, espero mueran pronto, sino supondrá una gran amenaza y todo se vendrá abajo, aprovecharé para explicar de lo que hablo, dadas las circunstancias, nadie me alcanzará de eso estoy seguro, bien, comenzaré:
Todo comenzó antes de la planeación de la bomba que devastó la capa de ozono, una logia secreta a la cual pertenezco acordó sabotearla para así hacer que la especie fuera un ser racional pero nunca quisimos que se mataran unos a otros a pesar de eso aprovechamos la situación entonces advertimos un resultado a esta problemática, “la nueva civilización” la cual se vería regida por una sola regla, esencial y muy sencilla; sólo podría habitar el mundo aquellos que no se vieron cegador por la ambición, el poder ni el estatus social. El gas liberado vuelve a éstas personas locas, su cerebro se consume debido a unas bacterias y las personas limpias simplemente respiran el aire a la normalidad, todo está perfectamente planeado y con el tiempo bien medido, espero el mundo que tanto hemos querido ver por siglos al fin pueda ser concebido como una realidad y no una utopía, un equipo de rescate vendrá por mí en no más de media hora así que esperaré un poco.
Exactamente faltan 18 horas y mi helicóptero se está acercando, me sorprende cómo pudimos conservar muy bien la energía necesaria para el transporte.
No puedo creer lo que ha ocurrido, mientras llegaba mi equipo un misil los derribó y me he visto obligado a huir de la zona, no viviré más, estoy seguro, ellos eran mí única salvación pero ahora quedaré varado en esta zona de la cual no tengo mucha información, por ahora buscaré la procedencia de aquél misil y pondré fin a estos, de igual manera mí vida ya se ha terminado.
He llegado a una casa vieja, de aquí es el rastro de humo, es extraño, ha pasado una hora desde que ocurrió el suceso y aun así no desaparece el humo, me resulta muy extraño, lo único raro es que me estoy comenzando a marear así que entraré para cubrirme de todo peligro o librar una batalla final.
He entrado, sólo hay muebles viejos y la procedencia del misil; una gran base que lo portaba mas no hay señales de vida, creo que entraré al sótano que está a lado y dormiré, mañana será un nuevo día, ya ansió verlo a pesar de no poder estar en casa, escribir un diario es una increíble manera de tener pruebas y recuerdos de sucesos importantes, en tiempos como este es mi único mejor amigo, muy buenas noches querido diario.


También puedes leer: Toma 2017


 

IV. Venganza

Y vaya que sí es un único amigo, ahora éste te abandonará pequeño peón, cómo pudiste provocarle esto al mundo y encima pasar por encima de las memorias de las personas que escribieron aquí, venganzas, sueños, promesas, voces que no serán escuchadas, aquellas voces del pasado están plasmadas aquí, y ahora tú serás una más, porque vas a morir –Le dije al hombre mientras dormía, finalmente abrió sus ojos y brincó del susto, él ya había sido- no tengo tiempo –le dije- mientras dormías llené el sótano de explosivos y sólo para tu información yo derribé tu salvación y viendo la porquería de ser humano que eres no puedo sentirme más orgulloso, adiós. He preparado las cosas para irme, espero ver cómo terminará todo esto, faltan 13 horas para el fin, al menos no moriré, no he hecho nada malo aunque le tengo odio a ese hombre y su grupo de locos, prenderé la gasolina y me olvidaré de todo.
Ya he incendiado la casa pero no me siento bien, me estoy sintiendo muy mal…
Vaya, soy aquel hombre que antes escribió, logré salir del sótano a poco estuve de explotar pero pude salir de los escombros al parecer su ambición lo hizo perder la cabeza, pobre hombre pero más que merecido lo tenía, no me importa morir también y lo digo porque esto desatará el odio en mí igualmente nadie me volverá a ver, ni siquiera mi equipo, dejaré este diario tirado seguramente alguien lo encontrará, no importa, adiós viejo amigo.


*Jorge S. Vargas. Estudiante de preparatoria.22657326_1641815889203824_667646501_n

La tercera parte será publicada el jueves 2 de noviembre.

 

Un comentario en “El diario de Voynich (segunda parte)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s