Génesis uno uno

En el principio, se crearon los cielos y la tierra. Pero nada estaba. Todo, bajo un influjo celestial, fluyó como si tratara de una disociación esquizofrénica. Desde la unidad particular, rodaron los elementos. A pesar de la muerte, me maravillé por la creación. Podía olerla, tocarla, sentirla y escucharla. Entre tanto ruido, percibí un silencio que devoraba mi consciencia. Los cientos de cielos, impasibles a … Continúa leyendo Génesis uno uno