CC0 pixabay.com

El pingüino Ronchi

Iván Alatorre Orozco | Foto: CC0 pixabay.com

Un breve cuento donde un pingüino reflexiona a partir de su entorno

Iván Alatorre Orozco

Mamá suele decir que existen muchas palabras en el mundo, algunas son largas, otras cortas, varias de ellas tienen un sonido hermoso al pronunciarlas y otras  dan un poco de miedo por lo que significan.  También  hay palabras importantes que debemos decir cuando hablamos o le escribimos a alguien: “por favor”, “gracias”, “hola”, “adiós”, “mucho gusto” o “hasta pronto”; son expresiones tan fáciles, que al usarlas en nuestra vida diaria logran convertirnos en hembras  y machos (chicos o grandes) más respetuosos y humildes.

Así pues, haciendo caso a los sabios consejos de mi mamá, con mucho gusto  me presento ante ustedes. Mi nombre es Ronchi, soy el hermano más pequeño de una familia de pingüinos copete amarillo, mis hermanos mayores (Volpi, Merlik y Fanny) no siempre se portan tan bien como todos quisiéramos, es raro el día en el que no hagan de las suyas provocando enojos y vergüenzas a mis papás.

El lugar donde vivimos es muy especial, me atrevería a decir que casi mágico, se llama la Antártida. El océano es tan grande que pareciera no tener fin, todos los días, antes de meterse el sol, acostumbro alargar mi cuello, con la ilusión de alcanzar a ver más allá del horizonte. Casi todo lo que existe en la Antártida es de color blanco, desde  las nubes que bailan graciosamente en el cielo formando hermosas figuras, hasta  los majestuosos glaciares que parecen vigilarnos con su pálido rostro, el mismo piso por el  que nos movemos e incluso buena parte de nuestros cuerpos de pingüino; me gusta pensar que la blancura de mi pecho se confunde con el resto del paisaje, que el cielo baja a nivel  del piso y yo me elevo junto con el suelo a los dominios de las nubes, entonces me doy cuenta que no existe un arriba o un abajo, todos somos una misma cosa, unidos por la coincidencia de vestir una misma piel.

Mi mamá y yo pasamos mucho tiempo juntos, ella me hace saber que la mayoría de los pingüinos confunden los detalles que son realmente importantes en la vida, me dice que todos tenemos no sólo el derecho sino la obligación de ser felices, que ahora que soy un pingüino pequeño, no debo pasar uno sólo de mis días sin jugar o sin reír porque sería un día perdido.

La historia de mis hermanos está llena de aventuras, yo los admiro porque viven a mil por hora, para Volpi, ganar las competencias de natación o de fuerza lo hacen sentir muy especial; Merlik es muy inteligente, tiene las calificaciones más altas  de su clase y  no es raro  verlo rodeado de muchos amigos; mi hermana Fanny es muy bonita, le encanta salir y ser el alma de las fiestas.

Como se habrán dado cuenta, los tres son pingüinos muy populares, pero como dice mi mamá: no todo  lo que brilla es oro. Ellos están convencidos de gozar de su libertad en todo lo que hacen, pero lo que no entiende mi hermano Volpi es que ser más fuerte que los  demás no le da el derecho de abusar de los más débiles, Merlik debería, por el hecho de estar más preparado, ayudar a los que no saben tanto, sin humillarlos  ni sentirse superior a nadie, y mi hermana Fanny no debería jugar con los sentimientos de otros pingüinos, aprovechándose de saberse bonita.

Mi mamá dice que cuando uno se cree libre por el simple hecho de poder hacer lo que uno quiera, no es en realidad libertad de lo que se trata, cuando haces sentir mal o dañas a  otros pingüinos, tienes que estar muy consciente de tus actos, pues no debes hacer nada que no quieras que te hagan a ti.

La idea de ser libre no siempre la entendemos en su total significado, muchos podrían pensar que vivo sin libertad porque nací con una enfermedad que no me permite caminar y jugar como los otros pingüinos, no tengo la fuerza de Volpi, los numerosos amigos de Merlik o la personalidad y belleza de mi  hermana  Fanny. Pero les confieso algo: no me siento menos libre que cualquier otro pingüino.

Mi mamá me dice que la libertad no es algo que puedas tocar, oler o incluso ver, va mucho más allá de eso: la libertad es el alma de cada persona, la libertad va siempre tomada de la mano con la felicidad.


Contáctanos

vertederocultural@gmail.com

Redes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s