El poeta pobre de Carl Spitzweg busca su reloj

El poeta pobre (1839). Carl Spitzweg. Óleo sobre tela. 36 cm x 44 cm.

Melissa Rivas escribe un microcuento, inspirado en una pintura del alemán Spitzweg, para leerlo en un parpadeo pero pensarlo todo el día.

Debajo del paraguas me digo: ojalá hacer poesía fuera algo más sencillo, qué más quisiera yo que fuera cosa de tirar los dados o de levantarse entre cenizas y decir ¡he aquí que he resucitado! Pero si alguien pregunta o por si alguien está con el pendiente, hacer poesía entre la niebla que es la palabra dicha y aquella que aún está por ser tirada sobre una mesa como una ruidosa moneda de cambio, no es nada fácil.

El poeta dijo: ¡Pero si aquí lo que menos sobra es tiempo! Se vale reír y confesar que de lo dicho, nada o quizá solo un poco es de fiar.

Así, fuera del paraguas tú señalaste: llegó el poema y con su ruido como de trombón quise despertarme. Pero sé que el corazón tiene su tiempo para los desvelos.

El poeta pobre (1839). Carl Spitzweg. Óleo sobre tela. 36 cm x 44 cm.
Melissa Rivas

Melissa Rivas

Hernández nació en Hermosillo, Sonora, en 1981. Cursó la licenciatura en Artes Plásticas y Literatura Hispanoamericana en la Universidad de Sonora. Es redactora, correctora y traductora eventual. Ha sido beneficiaria del Fondo
Estatal para la Cultura y las Artes de Sonora (FECAS), en dos ocasiones. Entre otros, ha sido ganadora de los VII Juegos Florales Nacionales Toluca “Horacio Zúñiga” 2019; de los Juegos Florales Nacionales Lagos de Moreno, 2018, categoría cuento; del segundo lugar en el Premio Nacional de Cuento de Villa de Zaachila, Oaxaca, 2017; del Reconocimiento del Pitic; y Premio Alonso Vidal 2010. Es autora del libro de poemas Habitaciones (JUS, 2011) y Manual inédito de la moda (en proceso de publicación). Imparte desde el 2019 el curso “Minificción y écfrasis”, como parte del programa Escuela de Escritores.

Comparte

NO te puedes ir sin leer

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.