Medusa

Medusa Rondanini - Anónimo
Este Dossier es un llamado a la reapropiación del mito de Medusa desde los ojos de la modernidad, para contar lo que le fue impedido y evidenciar lo que desde la antigüedad clásica ha estado presente pero no se ha visualizado: Medusa es la mujer que fue castigada sólo por ser.

Medusa

i.
tu planta toca el templo de atenea 
ondeando tus cabellos bandera de lujuria
pies perdidos sobre recinto sagrado, gorgona, 
el escándalo de tu belleza ahoga tu epidermis.
sediento, enloquecido el dios de todos los mares, medusa, 
codicia tus inminentes piernas, 
la inútil gloria de tu seno anochecido.
de rodillas y no en oración recibes al dios, 
eres, gorgona, violada en tu primer nombre,
monstruo, infame, penetrada en todos tus nombres.
sucios líquidos se derraman en el mármol del templo, 
tus gritos colman el deseo de poseidón, 
alimentan el poder de las blancas olas que rompen
contra tus nalgas bestiales, tus muslos aberrantes, 
manos que aúllan auxilio perdón pides, medusa, 
el cabello nunca más negro te encuentra vertida 
convulsa admitiendo el horror de tu belleza.
aparece la sabia, magnífica palas atenea que mira tu pecado
medusa, profanaste el templo de la diosa pero bendita seas
una cabeza te protegerá de los hombres, 
no te tocarán los hombres, medusa, no podrán verte
serás carne del monstruo que llevas dentro, 
maldita seas gorgona:
por tu cuerpo el templo, el sagrado recinto, ha sido mancillado;
serpientes brotarán de tu cabeza y serán tu escudo, bestia, 
atrás.

ii.
atrás, al fondo de tu existencia te haces un sitio para amaestrar a tus demonios
aprehendes la ira y guardas en tu vientre el fruto, el germen condenado 
medusa, ruin será el castigo, penetra las tierras de tu exilio y huye, 
guárdate en un jardín, y ahora duerme, gorgona, 
y que tus sueños sean visiones de salvación
nadie se acerca, sueña, alejandra, déjate ir
deja que te cobijen las cabezas que brotan de tu cabeza
victoria, los rumores entre la hierba son solo los primeros pasos del perdón
nadie viene, mira, no hay sombras, el vuelo que escuchas es el viento nuevo
mejor no mires, virginia, no abras los ojos
así estaba destinado a ser, agnes, no estamos listos para tu cuerpo
la diosa le ha dado alas a un hombre y un espejo para que mires
el demonio en que te has convertido:
colosal, perseo levanta tu cabeza en lo alto,
muerta ya, fernanda, tus ojos inmensos, tus labios no son peligro
tu sangre veneno y antídoto, tu cuello pegaso, tu cabeza escudo
sirven ahora a la ley divina, inmensa medusa, infame bestia
sirves maría, a las artes, tu cuerpo desnudo
tu mirada petrificada, elsa, tu vientre mutilado, fabiola
te convirtieron en otra, medusa, en caravaggio
bernini, versace y piedra, medusa
el mundo está amueblado por tus ojos
y de cada falta, eres, siempre, culpable.

mundo propio

cuántas miradas para petrificarlos a todos
cuántas piedras para alzar los muros 
donde haya sitio para estos infinitos gritos
de dónde tantas piedras para tallar aún más petrificados rostros
para llenar galerías con la historia nueva
el triunfo de maría magdalena
medusa victoriosa 		la lengua de marina
venus sin firmas  	la venus de venus
cuántas hidras cortadas entonces
cuántas brujas cuántos más vueltos piedra 
cuántos y cuántas
y ahora más cuántas piedras hay que lanzar
y cuántas más
hasta formar los cimientos sobre los cuales
construir un mundo propio.

comunión

para ver a la medusa de frente basta con mirarla: y no es mortal / es hermosa y rie

hélène cixous

una vez puesta mi mirada en tu mirada
tu risa en mi risa
mi cuerpo vuelto piedra, cuerpo de tu cuerpo
sangre de tu sangre, medusa
no habrá nadie que pare esta guerra. 

Comparte