Mil ojos me observan // Reseña

Este texto es parte de nuestra cobertura del festival. ¡síguela aquí en vivo!

Mil ojos me observan // Reseña

Aquí puedes ver el cortometraje antes de leer la reseña

 “En el fondo sé que a todos les conviene que siga aquí atrapada…”

Fragmento del cortometraje

Un pequeño y oscuro cuarto de hotel es el escenario donde nos es presentada Mara, una mujer extranjera de 19 años que trabaja como prostituta en ese lugar. Dentro de ese espacio, el director nos invita a intimar en lo que ella ve día con día, nos da un asomo a su mirada, a sus piernas trémulas, a sus manos buscando calma dentro del caos interior. Una vez asentados estos elementos, comenzamos a escuchar cómo comienza a hablarle al espectador en forma de susurro, contando cómo llego ahí, cómo le resulta su vida a pesar de las circunstancias que la han llevado a vivir de la prostitución, y sobre todo, cómo se encuentra su maravilloso y complejo interior.

A su vez, la gran actuación de Emely (actriz que interpreta a Mara) logra gritar por medio de su mirada y su cuerpo todo aquello que su personaje apenas y se atreve a susurrar, mostrándonos cómo es que se siente continuamente observada, mas nunca escuchada, tocada, mas nunca sentida. Estas afirmaciones tan grávidas de dolor causan que hasta el mismo espectador sienta pudor de escuchar y ver a Mara dedicándose a fungir su “trabajo”.

Still del cortometraje

Este cortometraje es capaz de despertar nuestra sensibilidad y humanidad para con las mujeres que se dedican a la prostitución, nos muestra esbozos de lo difícil que ha sido la vida para ellas y cómo han aprendido a vivir pese a las constantes dificultades emocionales que esto lleva consigo, concluyendo en que mil ojos son capaces de mirar a una persona desdichada y muchas veces no hacer nada al respecto, invitándonos a reflexionar sobre cada uno y nuestros propios prejuicios y demonios.

Mil ojos me observan resulta ser unaclase de sensibilidad y psicología de personajes para futuros cineastas, levantando con ello el pensamiento de que no se necesita una dramaturgia compleja para mostrar una dolorosa realidad ni tampoco muchos recursos visuales para expresar de forma efectiva una historia efectiva.

Cortesía: https://cauce.mx/mil-ojos-me-observan

Síguenos en Instagram

Comparte