Miseria

Las aves nos abandonaron se llevaron sus graznidos Ese día oímos el sonido de nuestra miseria por eso los amantes se besaron: el sonido de sus labios al contacto aminoraba todo mal Fueron los únicos a los demás nos fue imposible vivir. Texto por Iván Gómez