Monseñor

Juan Luis Henares| Imagen: pixabay.com|| Un cuento sobre la devoción ciega y sus límites.