Foto: Ximena I. González Jácome

Reflejos

El cuento para este domingo: “El sonido del motor se dibujaba en la noche y así se pasaron las horas arrullados por aquel ronroneo de bujías”.